Calefacción por radiadores: Ventajas de cada método

Calefacción por radiadores: Ventajas de cada método

Entre todos los métodos de calefacción, la calefacción por radiadores es una de las más extendidas en España. Existen radiadores de muchos tipos: de agua, de aceite, eléctricos… Pero los que dan un mejor resultado y rendimiento son los radiadores de agua impulsados por un sistema de calefacción central, como puede ser una caldera.

La calefacción central se basa en controlar la temperatura de toda la casa desde un único dispositivo. El sistema más común es la combinación de una caldera de gas, que proporciona agua caliente al circuito de calefacción hasta los diferentes radiadores, repartidos por toda la casa. Sin embargo, existen radiadores independientes, como los eléctricos o los radiadores de aceite, que funcionan conectados a la corriente y son útiles cuando solo queremos calentar una zona de la casa.

Estos son los tipos de radiadores que existen, sus ventajas y aplicaciones en el hogar:

Radiadores de agua

Los radiadores de agua son elementos que generan calor al ambiente mediante el agua caliente que les llega de la caldera, bomba de calor o cualquier otro generador de calor. El calor se puede ceder mediante radiación y/o convección.

La cantidad de calor que emiten los radiadores depende de la superficie de intercambio y la diferencia de temperatura entre el ambiente y la del radiador (o salto térmico).

Radiadores de aluminio

Los radiadores de aluminio se componen de tres a diez elementos ensamblados de aluminio. El radiador tendrá más o menos elementos según las necesidades de calefacción. Por ejemplo, podemos disponer de un radiador de solo tres elementos para un baño pequeño y de seis u ocho elementos para una sala de estar.

Los radiadores de aluminio generan calor rápidamente gracias a su poca inercia térmica (aunque también se enfrían rápidamente), son ligeros y económicos.

Radiador de aluminio

Radiadores de hierro fundido 

Los radiadores de hierro fundido son resistentes y duraderos. Eran los utilizados en los años 70 y 80, con lo cual es fácil de ver en viviendas de esta época. Llaman la atención por su estilo clásico o vintage, lo que hace que sean los elegidos por aquellos que buscan esta estética.

A tener en cuenta, los radiadores de hierro fundido son más pesados y suelen ser más caros. Como ventaja, su gran inercia térmica hace que conserven el calor durante más tiempo (aunque también tardan más tiempo en calentarse).

Radiador de hierro fundido

Radiadores de chapa de acero 

A diferencia de los anteriores, estos radiadores no se componen de elementos sino que estan formados por un panel, que puede ser de diferentes longitudes y alturas. Los radiadores de chapa de acero son ligeros, tienen poca inercia térmica (se calientan y enfrían rápidamente) y suelen ser más económicos que los anteriores, aunque la instalación es compleja y esto puede hacer subir el precio final.

Radiadores chapa de acero

Radiadores de baja temperatura

Los radiadores de baja temperatura funcionan igualmente con agua caliente, pero en lugar de estar a 70-80ºC, están a 50-60ºC. De esta manera se mejora la eficiencia energética del sistema de calefacción, con el consecuente ahorro en la factura energética.

 Este tipo de radiador suele tener un mayor tamaño ya que, al trabajar con menor temperatura, para generar el mismo calor que un radiador tradicional necesitan más superficie de intercambio. Algunos fabricantes, para evitar este aumento de tamaño, están incorporando un sistema de ventilación forzada para favorecer la convección y llegar a una mayor potencia.

Los radiadores de baja temperatura funcionan con sistemas como las calderas de gas condensación, la aerotermia o la geotermia.

radiador baja temperatura

Radiadores eléctricos

Otra opción para calentar una vivienda son los radiadores eléctricos. En este caso, en lugar de actuar como intercambiador de calor (como los de agua), son los mismos radiadores los que generan el calor. Aunque el precio de compra es menor y la instalación mucho más sencilla (basta con conectarlos a la corriente) cabe destacar que el coste de la energía eléctrica es mayor y que se acabará pagando más con su uso.

Radiadores de aceite

Los radiadores de aceite funcionan calentado el fluido (aceite) que tienen en su interior. Esto ayuda a que una vez apagados, el radiador no se enfríe tan rápido. Pueden ser fijos (anclados a la pared) o móviles (con ruedas).

radiador de aceite

Radiadores cerámicos

Los radiadores cerámicos funcionan mediante el calentamiento de una resistencia eléctrica de cerámica que se encuentra en su interior. De esta manera tardarán un poco más en enfriarse una vez apagados.

radiador ceramica

Comprar radiadores para calefacción

Si necesitas radiadores para la calefacción de la vivienda en nuestra tienda online puedes encontrar una amplia gama de productos, marcas y tipos. Consulta con nuestro equipo de atención al cliente para cualquier duda.

Ventajas de comprar en Climahorro:

ventajas climahorro
 

Nuestros clientes nos recomiendan

Ver todas las opiniones >>

 
¿Necesitas ayuda?