¿Cómo ahorrar luz usando aire acondicionado?

¿Cómo ahorrar luz usando aire acondicionado?

Cada vez más hogares recurren a la instalación de aparatos de aire acondicionado para climatizar la vivienda durante la época más calurosa del año. Al mismo tiempo, los consumidores son cada vez más conscientes de la multitud de opciones que les concede la liberalización del mercado energético, pues ahora pueden elegir una tarifa de luz que se ajusta a su perfil de consumo. A continuación te recomendamos una serie de trucos para encontrar la mejor fórmula y conseguir una perfecta climatización del hogar.

Escoger la tarifa energética más adecuada para ti

En primer lugar, es importante seleccionar una tarifa de luz que se ajuste a tus hábitos de consumo. Puedes conocer cuáles son las compañías de luz y gas baratas utilizando este comparador de tarifas: https://www.companias-de-luz.com/comparador-luz-y-gas/tarifas/mas-baratas/

En la lista de resultados seguramente aparecerán ciertas tarifas de discriminación horaria con Endesa, Naturgy, Iberdrola y también otras comercializadoras de luz pequeñas pero con buenas ofertas que puedes tener en cuenta si te preguntas qué compañía de luz contratar.

Lo más recomendable es contratar una tarifa de discriminación horaria con Endesa, Iberdrola, Holaluz o cualquier otra compañía comercializadora de luz presente en el mercado. Aplicando una discriminación horaria en dos periodos garantizas un precio más bajo de la luz durante las horas nocturnas y a primeras horas de la mañana.

Buenos hábitos para ahorrar usando el aire acondicionado

Con la llegada del buen tiempo muchos hogares recurren al uso de aparatos de aire acondicionado para conseguir una temperatura idónea dentro del hogar. Sin embargo, por desconocimiento a veces se cae en ciertos errores que incrementan el gasto energético y por tanto, elevan el importe total de la factura de la luz.

Con los siguientes trucos aprenderás a usar de manera apropiada tus dispositivos de climatización para el verano dentro del hogar, al mismo tiempo que cuidas de tu salud y del medio ambiente:

1. Compra un aparato de aire acondicionado con etiqueta energética A+, o lo más cercano a esta posición para que el funcionamiento de dicho dispositivo desde un primer momento requiera de una menor cantidad de energía eléctrica y haga un uso eficiente de la misma.

2. Utiliza el control de temperatura automático y respeta la temperatura recomendada de 26 grados en verano hasta los 22 grados en invierno si tu aparato también cuenta con la opción de calefacción.

3. Coloca el aparato de aire acondicionado a la sombra, evitando el reflejo directo del sol.

4. Cierra las puertas de las habitaciones que están en pleno uso del aparato de aire acondicionado para que su efecto sea más rápido y se mantenga.

5. Prioriza el uso de otros dispositivos como los ventiladores de techo o de pie para climatizar el hogar cuando las condiciones no sean muy extremas.

6. Sé constante en la limpieza y mantenimiento de tu aparato, higienizando los filtros para que las partículas de suciedad no se acumulen y el dispositivo acabe precisando de una mayor cantidad de energía a la hora de llevar a cabo su función.

7.
Apaga los aparatos electrónicos que no estés usando porque propician el recalentamiento de la estancia y retardan el efecto del aire acondicionado.

8. 
Ventila todas las habitaciones de la vivienda a primera hora de la mañana y también por la noche siempre que sea posible pues esto ayuda a refrigerar las estancias de manera natural y propicia las corrientes de aire fresco.

9.
Programa el encendido y apagado del aire acondicionado adaptándolo a tus horas de entrada y salida en la vivienda.
 

Si quieres saber más consulta las recomendaciones de la OCU para elegir el mejor aparato de aire acondicionado en función de las dimensiones y características propias de tu vivienda. También puedes contactar con nosotros llamando al 977 070 001 o enviando Whatsapp al 691 097 366.

 

Nuestros clientes nos recomiendan

Ver todas las opiniones >>

 
¿Necesitas ayuda?