Autoconsumo y domótica

Autoconsumo y domótica

El autoconsumo está a la orden del día, la población cada vez está más concienciada de que hay que cuidar el planeta y por ello se están implantando más métodos para mejorar esta situación.

¿Cómo ayuda el autoconsumo al planeta?

El autoconsumo genera energía eléctrica gracias a unos paneles fotovoltaicos, de esta forma absorbe la energía solar y la suministra a las viviendas que disponen de este recurso. Por las noches, al no haber sol, se usa la energía acumulada durante el día para que también puedan disfrutar de este servicio a pesar de que los paneles no estén absorbiendo luz.

En España hay muchas empresas que se dedican a instalar paneles solares, hay de distintos materiales y con distintos rendimientos, según el uso que le quieras dar se emplearán de un tipo o de otro. Los dos tipos de paneles más destacados por su material son:

  • Silicio policristalino: que es la gama más cara, pero su resistencia es mucho mayor.
  • Silicio monocristalino: La resistencia es menor y por ello su precio es más económico.

En el año 2015, el gobierno español impuso una ley que consistía en la regulación del sol. Fue el llamado impuesto al sol, también conocido como Real decreto 900/2015. Esta ley dictaba un impuesto al sol para todas las personas que tuvieran paneles solares. Pero este último año se ha vuelto a regular esa ley y las comunidades ya pueden gozar de una instalación de autoconsumo en sus casas.

Los vecinos que tengan paneles de autoconsumo en sus casas podrán ser de dos tipos:

  • Autoconsumo conectado a la red: Los paneles dependen de una red de distribución a la cual tienen que estar conectados.
  • Autoconsumo no conectado a la red: Estos son los que más favorecen al consumidor, ya que puedes llegar a ahorrarte toda la factura de la luz gracias al autoconsumo no conectado.

¿Qué es la domótica?

La domótica es la posibilidad de tener los electrodomésticos de tu casa conectado a la red wifi y por tanto convertir tu lavadora, persianas e incluso la cafetera en aparatos inteligentes.

Esta tecnología no solo te da la comodidad de poder controlar tu casa por medio de tu móvil o de tu tablet, sino que también puedes ahorrar mucho dinero en tu factura de luz, agua, gas, etc. Todo esto es posible gracias al internet de las cosas.

Ventajas de la domótica:

Tener dispositivos inteligentes en casa te aporta una mayor facilidad a la hora de usarlos, ya que el mecanismo y funcionamiento es mucho más fácil y sencillo. Lo que antes suponía un rato configurando  la lavadora, ahora solo tienes que sacar tu móvil y pulsar un botón para que se active el programa de lavado.

Y otra de las ventajas de la domótica es la seguridad que da al usuario, ya que puedes evitar que ocurra un accidente doméstico como una fuga de gas o quizás dejar el horno encendido. Estos aparatos tienen autonomía para desactivarse solos en caso de que fuera necesario.

En pleno siglo XXI internet está presente en todos sitios y según la CEDOM (Asociación Española de Domótica e Inmótica) la domótica está en pleno crecimiento y poco a poco se va a ir implantando en más casas.

 

Nuestros clientes nos recomiendan

Ver todas las opiniones >>

 
¿Necesitas ayuda?